MORENA

Red Social Del Movimiento Regeneración Nacional

MORENA EN LA HISTORIA.doc

MORENA, SU SIGNIFICADO HISTÓRICO

                                                                   Armando Martínez Verdugo

La historia es el instante que viviéndose está, no sólo el que se vivió. La memoria histórica no es únicamente tener guardados los hechos consumados como recuerdo vivo y actuante; también es el sopesar profundo y radical de lo que se está haciendo, viviendo y experimentando como un hecho trascendental y significativo que se valora para guardarse por siempre.

Esto es así porque  el momento presente, el que viviéndose está, es la condensación y el sumen de muchos hechos pasados, vividos y experimentados que, bajo figuras nuevas y con contenidos también innovados, emergen en el acontecer presente. Así, el futuro es preparado por el presente o, más bien, el hoy es ya futuro en ciernes y en potencia. Como se procede hoy se vivirá, en lo fundamental, mañana.

Con esta perspectiva veo y valoro el proceso de construcción, desde el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), de  un nuevo partido.

Estoy convencido que esta edificación partidista constituye un hecho de gran significación histórica. En primer lugar, porque se trata de una cristalización –una más— de resistencias, luchas y esfuerzos de miles de activistas que, más allá de que, a no dudarlo, se guían y se activan por la diligencia de Andrés Manuel López Obrador, en el fondo son los verdaderos posibilitadores de esta iniciativa, son los que le dan viabilidad y los que, al final, habrán de sostenerlo, desautorizarlo o cancelarlo. Así ocurrió con el Partido de la Revolución Democrática, que nació por la irrupción político electoral de 1988 pero que se volvió una verdadera rémora cuando esos miles de ciudadanos que un día creyeron en él, lo dejaron en manos del enemigo, le retiraron credibilidad y comenzaron a repudiarlo.  El PRD vive los momentos postreros de su existencia, por más que el régimen se disponga a mantenerlo como comparsa para continuar ejerciéndose como un gobierno espurio e ilegítimo. Igual que en su momento lo hizo con el PARM, el PPS y el PST, el Partido de la Revolución Democrática, que desde muy poco tiempo después de haberse fundado operó, con pleno derecho, como un instrumento del régimen político de la burguesía hegemónica, hoy será mantenido con oxígeno para validar las políticas antipopulares del Estado mexicano.

Si esos miles de ciudadanas y ciudadanos que, con la esperanza de cambiar su vida, emitieron su voto en el 1982, en el 1988, en el 1994, en el 2000, en el 2006 y en este año, no estuvieran presentes como sostén y cimiento popular de la propuesta y el proceso de hacer de MORENA un nuevo partido, si esta idea estuviera sostenida sólo por el prestigio de un liderazgo personal, seguro no pasaría de simple deseo o, en todo caso, de un esfuerzo sin asidero real para concretarse. Bella, buena, excelente y lo que se quiera, pero no más que una quimera.   

Quien no vea que la realidad de MORENA convertido en un partido está fincada en que la sostienen los nuevos y los viejos votantes que en seis frustradas ocasiones han pugnado por el cambio de su situación, no podrá comprender el significado histórico de este proceso.

Una segunda circunstancia que da carácter histórico a este esfuerzo reside en que pone de manifiesto que hay continuidad de la irrupción ciudadana que se puso en marcha con la crisis de 1982. En otra ocasión me referiré a las debilidades, contradicciones y aspectos negativos que están presentes en este proceso, que de ninguna manera deben soslayarse y aprobarse. Antes bien, deben rechazarse con toda vehemencia dado que otra vez este esfuerzo nace cargado de presencia enemiga y puede llegar a una enajenación más.

Pero aquí quiero poner de relieve su gran importancia como continuidad, como persistencia, pues en las resistencias y en las luchas del pueblo el mantenimiento del intento, el seguir poniendo el alma y la energía en la aspiración, en el ansia y en los impulsos transformadores es una de las claves de las grandes victorias, a la larga o a la corta, de los pueblos. Si unos luchadores, por las razones que sean, dejan de persistir en sus esfuerzos libertarios, si dejan arriar las banderas de resistencia y lucha, si dejan lapsos vacíos que casi siempre se llenan de frustración, de desengaños y pasiones de derrota, la viabilidad de convertir en hecho vivo las condiciones de victoria se pierden, se diluyen y acaba por formarse un empantanamiento que  mucho cuesta superar.

La iniciativa de constituir un nuevo partido desde MORENA no puede festinarse, sino calibrarse en sus justos términos. Y estos términos, a no dudarlo, deben incluir  --porque en los hechos lo comprenden--  este sentido de la bendita persistencia por hallar nuevos caminos, esta invaluable insistencia en hacerse de recursos para atrincherarse para los combates venideros. Este es un rasgo del proceso, una característica que de manera objetiva le cruza. Pobre aquella sociedad que carece de espíritus y de mentes que no decaigan sino que se levanten y se mantengan enhiestas lo que es signo de vigor y de alegría, de confianza en las propias fuerzas y de disposición a mejorar, a corregir, a alcanzar mayores alturas. Quienes proceden así, quienes no arrían banderas ante las frustradas batallas, quienes persisten, con auto-crítica, con la autoevaluación superadora, con el auto-reproche por lo que no se hizo bien, con la auto-reprobación por todas las conciliaciones que se le hicieron al enemigo, por todos los abandonos de la propia responsabilidad y por haber delegado en los líderes el papel protagónico que nunca debe cederse como base, quienes siguen y siguen escudriñando en búsqueda de continuidad, son los alzados, son los combatientes que habrán de tomar en sus manos sus destinos sin permitir ya más que les sea enajenada su capacidad para auto-determinarse.

Si todo esto no es enteramente cierto, si yo vuelvo a proceder con voluntarismo y convierto mis deseos en realidad, pero una pizca, una micra de verdad hay en lo que estoy sosteniendo, esa micra de verdad bastará para dar al proceso en curso de conformación del nuevo partido una significación de carácter histórico. De eso estoy convencido y lo sostengo, pues esos insignificantes núcleos de potencialidad, esos gérmenes pequeños y minoritarios encierran las grandes y definitivas realidades de superación revolucionaria. Y es deber nuestro encontrar esas minúsculas posibilidades para ayudar a que tomen curso hacia grandes realidades.

Una tercera circunstancia en este sentido consiste en que la conformación del partido desde MORENA es una oportunidad para construir nuevas culturas políticas, nuevas maneras de ejercer protagonismo popular, para desplegar iniciativa, para asumir como propia la responsabilidad de construir los medios para seguir avanzando, para fomentar el asambleísmo, el espíritu del diálogo, de la reflexión colectiva, de la crítica y la autocrítica, en fin, para desarrollar capacidad de autodeterminación social. Es muy fácil situarse en los márgenes o en la barrera y ver al proceso con aires de superioridad, como el juzgador universal, como el dictaminador que decide sobre lo correcto o incorrecto de una acción. De tribunos de alta toga está lleno el camino de los que siempre tienen la razón, de los dueños de la verdad y la pureza en la vida.

Los miles de líderes de pueblo que, de una u otra manera, participan en este esfuerzo y, como luego lo veremos, lo hacen con rebeldía hacia los actos inaceptables que también acompañan a este proceso, dan cuenta efectiva de la potencia enorme que está contenida en la construcción de un nuevo partido desde el Movimiento de Regeneración Nacional.   

                                                                                                                     amv_verdugo@yahoo.com.mx

Vistas: 477

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Hola Memo, gracias por el comentario. Mira estando de acuerdo contigo en lo fundamental, te diré que de todos modos lo que resuelvan los congresos en las distintas etapas no es el final, es apenas el principio, falta todavía la solicitud de registro ante el IFE y las asambleas distritales que la ley marca para otorgar el registro como APN y luego su participación en el proceso electoral del 15 para ser partido político. Habrá oportunidad de entrarle a la discusión. Mucha gente tiene acceso a esta pagina de morena, lo que escribamos aqui lo podrán ver muchos otros y tal vez generemos algunas opiniones, además no es el único medio, hay otros espacios, el chiste es estar en cuantas redes sociales se mueva la gente y ahí dejar nuestra semilla.

RSS